LA PUBERTAD PRECOZ EN NIÑOS QUE TIENEN ESPINA BÍFIDA CON HIDROCEFALIA

descargar

La palabra pubertad se refiere a los cambios biológicos normales que tiene el cuerpo y que dan lugar a la madurez sexual, es decir, la capacidad de tener hijos. En las niñas normalmente la pubertad empieza entre los 8 y los 12 años de edad y en los niños entre los 9 y los 14 años. La pubertad precoz significa que los cambios biológicos comienzan mucho antes de lo esperado. Las hormonas controlan el momento y la secuencia de la pubertad. Los niños con espina bífida e hidrocefalia, en especial las niñas, tienden más a una pubertad precoz que los demás niños.

Los seres humanos tienen un reloj biológico en el cerebro que provoca la producción de hormonas en la edad adecuada. Una de éstas es la llamada hormona liberadora de gonadotropina (GnRH, por sus siglas en inglés). La GnRH se produce en el hipotálamo y hace que la glándula pituitaria libere hormonas llamadas gonadotropinas. Estas hormonas circulan por el flujo sanguíneo y estimulan los ovarios en las niñas y los testículos en los niños para producir las hormonas sexuales. Éstas, especialmente el estrógeno en las niñas y la testosterona en los niños, provocan la madurez sexual.

Los cambios físicos que ocurren en la pubertad se han clasificado mediante un sistema llamado las etapas de Tanner. Según este sistema, la etapa 1 es la niñez (antes de la pubertad) y la etapa 5 es la madurez completa. En las niñas, la secuencia regular es:

  1. cuando empiezan a desarrollarse los senos
  2. cuando hay un rápido aumento de la estatura y un ensanchamiento de las caderas
  3. cuando aparece el vello púbico, de unos seis a doce meses después del desarrollo de los senos
  4. cuando aparece el vello en las axilas
  5. cuando empieza la menstruación, entre dos y dos años y medio después de que el desarrollo de los senos se empieza a notar. Al inicio de esta secuencia también es posible que cambie el olor del cuerpo.

En promedio, las niñas empiezan a desarrollar los senos entre los nueve y los diez años. La pubertad en las niñas afroamericanas comienza más temprano que en las niñas de raza blanca. Por ejemplo, un estudio mostró que las niñas afroamericanas comenzaron a desarrollar los senos doce meses antes que las niñas blancas. Generalmente, los senos se pueden demorar tres o más años para pasar de la etapa Tanner 2 a la etapa Tanner 5. Como con todos los cambios biológicos, existe un rango de normalidad. Sin embargo, se considera precoz si los senos empiezan a desarrollarse de una manera significativa antes de los ocho años de edad. (A veces los senos de las niñas se desarrollan un poco sin que haya otra señal de pubertad, lo cual se llama telarca. Este cambio aislado generalmente se considera normal.)

En los niños, generalmente sucede la siguiente secuencia:

  1. los testículos aumentan de tamaño
  2. el crecimiento se acelera
  3. el pene aumenta de tamaño
  4. aparece el vello púbico, y
  5. aparece el vello en las axilas.

Se considera precoz cuando los niños tienen un desarrollo significativo antes de los nueve años. La pubertad precoz puede ocasionar varios problemas de crecimiento y desarrollo. Primero, una vez que el crecimiento se empieza a acelerar durante la pubertad, los huesos cambian y se parecen más a los de un adulto. Por ejemplo, en las niñas el crecimiento acelerado generalmente dura cuatro años. Después de eso, los huesos dejan de crecer y ya no pueden crecer más. Por tal motivo, la mayoría de los niños que comienzan la pubertad demasiado temprano serán más bajos de estatura, puesto que los huesos dejan de crecer antes de lo que deberían.

El segundo problema importante de la pubertad precoz es que los cambios del cuerpo ocurren mucho antes que en los demás niños de la misma edad, lo que hace que se vean diferentes. Esto causa que otros niños se burlen de los niños que empiezan la pubertad prematuramente. Esto sucede más comúnmente con las niñas que desarrollan senos. O las niñas pueden ser objeto de insinuaciones sexuales para las que no están psicológicamente preparadas. Los niños pueden volverse más agresivos que sus compañeritos. En general, los niños con pubertad precoz podrían sentirse aislados y rechazados socialmente. Puede que los profesores y demás adultos esperen que estos niños actúen como si fueran mayores de lo que son. Esto a su vez puede hacer que los niños se sientan frustrados por no poder cumplir con esas expectativas. El aislamiento y las expectativas poco realistas, que también son comunes en los niños con espina bífida sin pubertad precoz, hacen que su funcionamiento sea aún más difícil.

Aunque no se sabe a ciencia cierta la razón por la cual los niños con espina bífida e hidrocefalia tienden más a tener una pubertad precoz, la mayoría de las personas creen que la hidrocefalia interfiere con el reloj biológico. Si su hijo tiene pubertad precoz (antes de los ocho años en las niñas y de los nueve en los niños), o la secuencia de su desarrollo sexual no es regular o va demasiado rápido, debe hacerlo examinar por un médico o enfermero clínico que sepa sobre estos temas. Generalmente, el niño se remite a un endocrinólogo (especialista en hormonas). Si no se encuentra ningún otro problema, el tratamiento que se utiliza más comúnmente para demorar la pubertad consiste en aplicar inyecciones de una medicina que interfiera con el sistema hormonal.

El medicamento más común en estos casos se llama leuprolida (Lupron). Esta medicina, que se inyecta en los músculos una vez al mes, tiene una estructura química similar a la de la GnRH y engaña al cuerpo (probablemente haciendo que la glándula pituitaria sea menos sensible a la hormona verdadera). Generalmente detiene el avance de la pubertad después de tres a seis meses y puede revertir algunos de los cambios que ya han ocurrido. Normalmente se administra durante varios años. La mayoría de la gente cree que el tratamiento también permite que las personas sean más altas de lo que hubieran sido sin usar la medicina. Lo más importante es que esta demora causada por el tratamiento permita que los niños/adolescentes (y los padres) se ajusten a sus cuerpos y sentimientos a medida que adquieren la madurez sexual y los ayude a desarrollar una identidad sexual sana.

Colaborador de esta hoja informativa:

Gregory S. Liptak, MD, MPH

¿Tiene alguna pregunta?
Llame al 800-621-3141
En Internet: www.spinabifidaassociation.org

Esta información no constituye un consejo médico. Dado que los casos específicos pueden apartarse de la información general presentada en este documento, la SBA aconseja a los lectores consultar a un médico u otro profesional calificado.

Revisado: abril de 2007